Saltar al contenido

Cómo cambiar de Dominio sin perder posicionamiento

Como cambiar de dominio sin perder el posicionamiento SEO
Estás Planificando una migración de tu sitio web? Con esta Guía útil te asegurarás de que cubres todas las claves SEO para hacer la transición lo más suave posible.

Pocas cosas pueden destruir el rendimiento de una web en los resultados de búsqueda más rápidamente que una migración mal implementada.

Cambiar tu nombre de dominio o poniendo HTTPS puede ser una buena idea, pero si no tienes en cuenta cómo los motores de búsqueda van a reaccionar a este movimiento, es casi seguro que termines por perder más de lo que ganarás con el cambio.

Utiliza la siguiente lista SEO para prepararte a medida que desarrolles un plan para la migración de tu sitio web.

1. Considera cuidadosamente si la migración es la elección correcta

Una migración de un sitio web es casi siempre una pérdida temporal de tráfico – Google necesita tiempo para procesar el cambio y actualizar el index en consecuencia. Una migración cuidadosamente ejecutada puede minimizar las fluctuaciones de tráfico, y en el mejor de los casos, Google finalmente tratará el nuevo sitio como si fuera el original.

Sin embargo, eso es sólo el mejor de los casos. La realidad es que las migraciones, en sí mismas, se caracterizan por ofrecer poco o ningún beneficio SEO y no eliminan los problemas con el motor de búsqueda. (Es por eso que los SEO suelen utilizar las migraciones como una oportunidad para hacer mejoras SEO, como la racionalización de la estructura del sitio, arreglar enlaces rotos, la consolidación de las páginas redundantes y hacer mejoras de contenido.)

Con todo esto en mente, ¿cuando merece la pena migrar una web ?

  • Cuando hay un cambio de marca.
  • Cuando la migración generará prensa y enlaces.
  • Cuando el sitio necesita ser movido a HTTPS (uno de los pocos casos en los que la migración solo ofrece una ganancia SEO).

2. Utiliza una Sandbox

Nunca hagas una migración sin probar primero que todo en el servidor funciona. Comprueba que las redirecciones funcionan correctamente y haz todas las comprobaciones en privado antes de hacerlo público. Tratando de hacerlo todo de una sola vez sin probar te puede llevar a errores, y si los errores suelen ser caros en una migración.

3. Plan de migrar durante un período lento

Una migración bien planificada y supervisada no debería afectar de forma permanente a tu tráfico, pero debes planear para una inmersión temporal. Por esa razón, lo mejor es realizar la migración durante una parte lenta del año, suponiendo que hay una cierta estacionalidad en tu sitio web. Una migración durante o poco antes de las vacaciones es siempre una mala idea. Mientras que el objetivo debe ser siempre no perder nada de tráfico, es importante asegurarse de que si lo haces, lo pierdes cuando el negocio está en “temporada baja”.

4. Rastrear tu web antes de la migración

Rastrea tu web con una herramienta como Screaming Frog, y asegúrate de guardar el rastreo para más adelante.

Necesitas asegurarte de que tienes una lista completa de las direcciones URL de web antigua de modo que nada se pierde debido a la transición.

Usa esto como una oportunidad para identificar los errores de rastreo y redirecciones que existen en la web antigua. Estos errores tienen una tendencia a reaparecer con el tiempo. Rara vez he encontrado un sitio que no tenga por lo menos algunos enlaces rotos o redirigidos.

Debes eliminar totalmente o sustituir los enlaces que apuntan a 404 páginas durante el proceso de migración. Además, te recomiendo la actualización de los enlaces que apuntan a páginas redirigidas de manera que apunten a la página final. No quieres acumular cadenas de redirección después de la migración.

Recuerda que un rastreo del sitio puede no ser capaz de identificar cada página en tu web. Por ejemplo, si tienes páginas que no están vinculados a otras páginas, no van a aparecer en un rastreo. Puedes utilizar tus propios registros y bases de datos para encontrar estas páginas, por supuesto, pero si esto no es posible, se pueden encontrar estas páginas de los datos de Google Analytics, así como a través de una herramienta como Ahrefs.

Si encuentras páginas huérfanas, asegúrate de actualizar el sitio, y vincularlas durante la migración. Estas páginas son mucho menos propensas a tener tráfico de motores de búsqueda si no están relacionadas con el resto de tu web.

5. Compara tu análisis

Haz una copia de los datos de Google Analytics; necesitarás esta información para que puedas identificar rápidamente si el tráfico disminuye después de la migración.

Si nada de se pierde,exporta los datos de Analytics desde tu nuevo sitio y realiza una comparación con los datos del sitio antiguo, por lo que se puede identificar con precisión qué páginas perdieron el tráfico. En muchos casos, una pérdida de tráfico solo implica unas cuantas páginas, no suele afectar al sitio web completo.

También es posible que desees identificar y tomar nota de las páginas más vinculadas en tu web con una herramienta como Ahrefs. Después de la migración, tendrás que prestar especial atención a estas páginas y vigilarlas de cerca. Si éstas pierden tráfico, es una señal de que la autoridad no está siendo transferida correctamente desde tu web antigua a la nueva. Estas páginas son las que más contribuyen a tu autoridad, por lo que las pérdidas aquí pueden afectar al rendimiento general.

6. Mapea todo cambió de URL vieja a nueva

Deberías tener una hoja de cálculo que enumere todas las URL viejas y su correspondencia tras la migración.

Lo ideal sería que, durante una migración, todas las páginas antiguas existan en el nuevo sitio. Obviamente, la eliminación de una página elimina su capacidad para capturar el tráfico de motores de búsqueda. Además de eso, perder demasiadas páginas durante la migración puede llevar a Google a la conclusión de que el nuevo sitio no es el mismo que el antiguo, haciendo que pierdas tu ranking.

Además, lo ideal, la arquitectura URL debería ser idéntica a la anterior, a menos que tengas razones muy fuertes para cambiarla. Si planeas cambiar, una migración del sitio puede parecer como el momento ideal para hacerlo, pero se debe tener en cuenta que si lo haces puede hacer que Google lo vea como un sitio completamente diferente. Si haces ambas cosas al mismo tiempo, no serás capaz de determinar si las pérdidas en el tráfico fueron el resultado de cambiar la arquitectura o de migrar el sitio.

Otra razón para mantener la arquitectura es que permites el uso de expresiones regulares en tu archivo .htaccess para redireccionar fácilmente tus páginas antiguas a las nuevas. Esto pone carga menos el servidor al tener que redireccionar uno a uno, y haces que el proceso de creación de las redirecciones sea mucho menos doloroso.

7. Actualizar todos los enlaces internos

Los enlaces internos en tu nuevo sitio debe apuntar al nuevo sitio, no al antiguo.

Esto puede sonar obvio, pero a medida que avanza el proceso, te das cuenta rápidamente lo tentador que podría ser dejar los enlaces sin cambios, ya que se redirigen a la nueva URL de todos modos. No caigas en esta tentación. Aparte de la carga del servidor, lo que ralentiza el rendimiento del sitio, las redirecciones pueden hacer disminuir tu PageRank.

La forma ideal para reescribir los enlaces es mediante la búsqueda y reemplazo en tu base de datos. La operación debe realizarse para que se actualice el nombre de dominio sin cambiar la estructura de carpetas (suponiendo que estás manteniendo la estructura del sitio de la misma).

Escribe tu búsqueda y reemplaza cuidadosamente de modo que sólo de texto que contiene una URL se actualice. En general, puedes realizar la actualización de tu marca y tus URL con la misma búsqueda y reemplazo.

8. Auto-canonicaliza todas las nuevas páginas

Comprueba si el nuevo sitio ese canónico y si hace referencia al nuevo sitio y no al viejo. Canonicalizando al antiguo puede ser desastroso, ya que puedes impedir que el nuevo sitio se indexe.

Recomiendo auto-canonizar todas tus páginas (excepto, por supuesto, para las páginas que deben canonicalizar a otra página). En combinación con las redirecciones, esto le dice a Google que el nuevo sitio es, de hecho, la nueva ubicación del sitio antiguo. Sitewide auto-canónicos se recomiendan de todos modos, ya que los parámetros de URL crean contenido duplicado que siempre debe canonicalizarse a la URL sin estos parámetros.

9. Resolver los problemas de contenido duplicado

Varios errores durante el proceso de migración puede dar lugar a problemas de contenido duplicado. Debes ser consciente de estos problemas, y tomar medidas para evitarlos:

  • Si se publican las dos versiones múltiples de una URL, el resultado es contenido duplicado. Si el auto-canónicos se pone en marcha correctamente, esto debe resolver la cuestión, pero yo siempre recomiendo el establecimiento de reglas de redirección en .htaccess para que sólo una versión de la página sea accesible. Asegúrate de que los enlaces son consistentes para evitar las redirecciones en los enlaces internos.
  • Las direcciones IP deben redirigir a direcciones URL.
  • Estate atento a las carpetas que conducen a un mismo contenido, especialmente las carpetas “por defecto”.
  • Comprueba que sólo se utiliza HTTPS o HTTP y que sólo la versión www o sin www del sitio es accesible. Los demás deben redirigir al sitio adecuado.
  • Si tu sitio tiene una función de búsqueda, las páginas de resultados de búsqueda deben ser noindex.
  • He mencionado esto antes, pero auto-canónicos debería estar en tu web para evitar el contenido duplicado creado por las cadenas de consulta URL.

10. Identificar y abordar cualquier página eliminada

He mencionado anteriormente que se debe evitar en general, eliminando todas las páginas durante la migración. Si algunas páginas simplemente deben ser retiradas a efectos de identificación, sigue los siguientes pasos:

  • Haz una lista de todas las páginas.
  • No redirijas las páginas antiguas al nuevo sitio.
  • Retira todos los enlaces de estas páginas.
  • Retira las páginas del sitio antiguo y permite que se redirijan a un error 404.
  • Si hay un sustituto adecuado para la página que vas a eliminar, configura una redirección y cambiar todos los enlaces para que apunten a la nueva página. Sólo debes hacer esto si la página de sustitución sirve al mismo propósito que la página antigua.
  • No redirijas las páginas que quitaste de la página principal (también llamado “error 404 blando”). Si no hay un sustituto adecuado para una página, lo que debería haber es un 404.

11. Asegúrate de que tienes una página personalizada 404

Una página personalizada 404 permite a los usuarios navegar fácilmente tu web y encontrar algo útil si por error intentan acceder a una página que ya no existe.

12. Gestionar y enviar sitemaps

Mantén tu viejo mapa del sitio en el Google Search Console y añade el mapa del sitio nuevo también. Solicita a Google que rastree el viejo mapa y descubra las redirecciones, es una buena manera de acelerar el proceso.

13. Mantén la analítica en todo momento

Instala Google Analytics en el nuevo dominio y ponlo en marcha y funcionando bien antes de lanzar el sitio al público. No quieres perder los datos durante la transición, y es importante estar pendiente de cualquier cambio en el tráfico durante la migración.

14. Redirigir todas los vínculos cambiados

Como se mencionó anteriormente, la forma ideal para establecer las redirecciones es con una expresión regular en el archivo .htaccess de tu web antigua. La expresión regular debe simplemente intercambiar tu nombre de dominio, o intercambiar HTTP por HTTPS si estás haciendo una migración a SSL.

Cuando esto no sea posible, tendrás que configurar una redirección individual. Asegúrate de que esto no crea ningún conflicto con tu expresión regular y que no produce ninguna cadena de redirecciones.

Pon a prueba tus redirecciones en un servidor de prueba y verifica que esto no produce ningún error 404. Yo recomiendo hacer esto antes de publicar los cambios en vivo.

Ten en cuenta que una vez que hagas redirecciones finales tu sitio estará en vivo y migrado. El nuevo sitio debe estar en perfectas condiciones antes de configurar estas últimas redirecciones.

15. Mantén el control del dominio antiguo

A menos que el propósito de la migración sea vender el dominio original, yo les recomiendo ceder el control del antiguo dominio. Idealmente, el antiguo dominio debe redirigir a la nueva web, página por página, de forma indefinida. Si se pierden estas redirecciones, todos los enlaces entrantes que han sido obtenidos por el antiguo sitio también se perderán.

Algunos profesionales SEO afirman que se puede ceder el control del dominio antiguo una vez que Google indexe el nuevo, pero nunca aconsejaría hacer esto. Si bien es posible que Google va a atribuir enlaces que apuntan al sitio antiguo al nuevo, incluso sin la redirección, esto es poner mucha más fe en el motor de búsqueda de lo recomendado.

16. Control del tráfico, el rendimiento y la clasificación

Mantén una estrecha vigilancia sobre tu tráfico de búsqueda y tráfico de referencia, comprobando todo a diario durante al menos una semana después de la migración. Si hay cualquier cambio en el tráfico, bucea hasta el nivel de página y compara el tráfico del sitio antiguo al tráfico en el nuevo para identificar qué páginas han perdido tráfico. Esas páginas, en particular, deben ser inspeccionadas por si hubiera errores de rastreo o  problemas de enlace. Seguro que querrás seguir recibiendo los enlaces externos que apuntan a la versión anterior de la página cambiado a la nueva, si es posible.

Es igualmente importante mantener una estrecha vigilancia sobre tus páginas más enlazadas, tanto por la autoridad como por el número de enlaces externos. Estas páginas juegan el papel más importante en la capacidad general de tu web para rankear en Google, por lo que los cambios en el rendimiento aquí son indicativos del rendimiento general de tu web.

Utiliza una herramienta como SEMrush para monitorear tu ranking de palabras clave orgánicas. En algunos casos, esto te dirá si algo está pasando antes de que veas un cambio en el tráfico notable. Esto también te ayudará a identificar si Google está indexando la nueva web.

17. Anota los cambios en  Google Analytics

Debes hacer anotaciones en Google Analytics para las fechas importantes durante la migración. Esto te ayudará a identificar la causa de cualquier problema que pueda venir durante el proceso de migración

18. Asegúrate de que Google Search Console está configurado correctamente

Tendrás que establecer una nueva propiedad en Google Search Console para el nuevo dominio. Comprueba que estás configurado la versión correcta, lo que representa HTTP y HTTPS vs www vs sin www. Configura tanto los antiguos y nuevos mapas de sitio para transmitir el mensaje de que el antiguo sitio se ha redirigido al nuevo.

Configura un cambio de dirección en Google Search Console, solicita a Google que rastree el nuevo mapa del sitio. Es muy importante verificar todas las redirecciones, canonicalizaciones y enlaces antes de hacer esto.

19. Gestionar adecuadamente el PPC

Modifica tus campañas de PPC para que apunten al sitio correcto. Si tus campañas de PPC están apuntando a la web antigua, la atribución se perderá en Analytics debido a la redirección.

20. Actualiza todas las demás plataformas

Actualizar todos los perfiles de redes sociales, otros sitios web de tu propiedad, las firmas del foro que utilizas, y cualquier otra plataforma, para que los enlaces apunten a la nueva página y no a la vieja.

21. Intenta cambiar los enlaces más destacados

Contacta con los sitios de mayor autoridad que enlazan tu web con el fin de hacerles saber que has migrado, y sugiere que actualicen el enlace para que apunte a la nueva página web. No todos ellos lo harán, pero los que sí ayudará a acelerar el proceso de migración a ojos de Google.

Yo no recomiendo hacer esto con cada solo enlace, ya que esto sería extremadamente lento para la mayoría de los sitios, pero vale la pena hacer esto por sus vínculos superiores.

22. Supervisa el número de páginas indexadas

Google no indexa todas las páginas de tu nueva web de inmediato, pero si el número de páginas indexadas no llega al mismo valor que el antiguo sitio después de un mes, algo sin duda ha ido mal.

23. Compruebe si hay errores 404 y redirige

Rastrea para verificar que no hay 404 o 301 (o cualquier otra 3xx, 4xx, 5xx). Todos los enlaces en el nuevo sitio deben apuntar directamente a una página en funcionamiento. Los errores 404 y 501 son los “delincuentes” más grandes y deben ser atendidos primero. Si hay un sustituto adecuado para una página 404, cambia el propio enlace para que apunte a la sustitución.

El segundo peor delincuente son los enlaces a 301 de páginas que existen. A pesar de que estos redireccionan a la nueva web, la carga del servidor es mala para el rendimiento, y la vinculación de nuevo a la vieja web puede dar lugar a confusión. Todos los esfuerzos que se tomen deben aclarar a Google que la migración se ha producido, estas cosas es mejor no dejarlas al Azar.

Cualquier otro 301 pueden producirse otra vez después de esto. Actualiza y Chequea tus enlaces internos para que apunten directamente a la página correcta, nunca a través de una redirección.

24. Rastrea URL antiguas

Utiliza Screaming Frog o una herramienta similar para rastrear todas tus antiguas direcciones URL. Asegúrate de rastrear una lista de URL que guardaste antes de la migración, y asegúrate de que la lista incluye todas las URL que no eran detectables mediante el rastreo. No intentes rastrear el sitio directamente; los 301s harán que se rastree sólo la primera página.

Comprueba que todas las antiguas direcciones URL redireccionen a la nueva web. No debe haber ningún 404 a menos que haya eliminado la página durante el proceso de migración de manera consciente. Si hay algún 404, verifica que no hay enlaces a los mismos. Si los 404 no son pretendidos, establece un redireccionamiento adecuado.

Comprueba las URL externas para verificar que todas las redirecciones funcionan. Ninguna de las direcciones URL externas deben ser 301 o 404. Si tienes un 301 en las direcciones URL externas es indicativo de una cadena de redirección y es malo para el rendimiento. Una redirección a un 404 dará lugar a una experiencia muy frustrante para tus usuarios y puede hacerte daño al SEO de otras maneras.

 

Quizá te hayas planteado Cambiar de dominio pero no te atrevas por si pierdes el posicionamiento, aquí te voy a enseñar cómo hacerlo y no perder la posición en Google.

Hay diferentes causas que te pueden llevar a tener que cambiar de dominio para tu negocio, quizá cambiaste el nombre comercial de tu empresa, ya no te gusta el que tienes, te equivocaste en la primera elección pero seguiste palante con el dominio… esto pasa más de lo que crees.

Hubo un tiempo que todas las empresas compraban dominios que terminaba en “SL” (que horror) o compraban un dominio con un nombre kilométrico (tipo: nijuananijuanyomeyamopepeuhuhuh.com) y cuando ha pasado el tiempo y caes en la cuenta que tu dominio es infumable quieres cambiar de nombre, pero “Cuidador”, ¿qué pasará con el posicionamiento que ya tiene mi empresa?

Tranquilo, te voy a enseñar paso a paso a cambiar de dominio sin perder esta posición en Google sin traumas.

Lo primero que debes hacer es ver si hay una posición destacada en buscadores que debas defender, oh si, quizá pienses que tu posicionamiento es bueno y no sea así, vamos a ver cómo se comprueba esto.

  • Con la herramienta Search console (antiguo webmaster tools) de Google puedes ver cómo es el tráfico de búsqueda, que palabras clave tienes posicionadas y cuáles son las Serp que están recibiendo tráfico orgánico.

search console - cambiar de dominio sin perder posicionamiento

  • Con Google Analytics puedes ver la adquisición de tráfico, es decir, de donde vienen los visitantes de mi web, ya sean visitas orgánicas (esto se lo debes a tu posicionamiento), directas (teclean el nombre de tu dominio en el navegador), referidas (a través de links en otras webs) o a través de Redes Sociales.

Si no hay nada que defender, no estás recibiendo nada de tráfico (ya será raro, algo estará chungo en tu web si llevas tiempo con la web Online) pues hasta aquí tu problema, cámbiate de nombre de dominio y haz una redirección 301 que como no te han visitado ni tus amigos pues no perderás lo que no tienes.

Pero si tu tráfico orgánico existe (será lo habitual) debes seguir los pasos que te voy a enseñar para que no pierdas posicionamiento web:

  • Antes de nada, confirma los pasos que vas a dar para que tu web no esté fuera de línea en ningún momento, si la arañara de Google nos visita y no estamos será una mala señal para el buscador (te tocará rezar).
  • Debes redireccionar el dominio completo, cuidado con hacer solo un redirect del dominio principal, todas las urls secundarias se quedarán con él culito al aire y a Google no le gustará que tengas urls con errores 404 (página no encontrada). Es decir: por ejemplo, La url era www.ejemplo.com/contacto para tu nuevo dominio la url será www.lanueva.com/contacto y así todas las urls de tu dominio antiguo.
  • Dile a Google que te has cambiado de nombre, desde Search console podrás hacerlo y si has hecho correctamente el redireccionamiento permanente 301, el cambio será casi inmediato, todos los resultados de tu negocio en Google con la dirección antigua dirigirán a los usuarios a la url nueva.
  • Ojo con los links internos, sobretodo si lo hiciste a mano. Tendrás que revisar tu web y cambiar las urls antiguas que te encuentres, para ello lo mejor es usar una herramienta crawler como “Screaming Frog” u otra que no es gratuita pero que uso mucho que es el Optimizer de “Sixtrix”, esta herramienta te dirá dónde está el link o la imagen que debes corregir y deberás hacerlo a mano.
  • Revisa los links de servicios externos como Canales de YouTube, redes sociales, slideshare o cualquier otro para que apunten al nuevo dominio.
  • Aunque no tiene nada que ver con el SEO de tu web, no olvides hacer los cambios en los Correos electrónicos con tu nuevo dominio y los links de la firma de correo de la empresa.

Y ya está, disfruta de tu nuevo nombre y no te preocupes por las tarjetas o publicidad repartida, todo el que teclee o te busque llegara a la web de tu empresa si has seguido los pasos para cambiar el nombre de tu dominio sin perder el SEO.

Conclusión

Si haces una migración sin tener en cuenta el SEO, tienes muchas probabilidades de “MATAR” la web antigua.

La peor situación que he encontrado en una Web son las causadas durante una migración web por profesionales que no consideraron cómo reaccionarían los motores de búsqueda en el proceso. Mantén todo lo anterior en mente si estás planeando migrar tu web, debería ir Sin Problemas.